martes, 13 de abril de 2010

¿Qué Es Un Cappuccino?


Quiero comentarles un poco sobre un amigo mío. Él es estudiante del mismo Seminario del cuál soy egresado. Entró a la institución un par de años después de mí. Pero eso no fue impedimento para que nos hiciéramos amigos. Por alguna razón que todavía no entiendo, él tuvo la confianza de apoyarse en mi colaboración para realizar sus labores académicas.

El nivel de exigencia académica del Seminario es alto. Y él nunca se había enfrentado a algo similar, ya que su falta de solvencia económica le había impedido acceder a un buen nivel de educación primaria y secundaria. Lo que otra persona promedio hacia en una o dos horas, él lo hacia en cuatro. Hasta lo documentos más “sencillos” eran un verdadero desafío para él. Algunos pensaban que le iba a quedar grande este reto. Otros apostaban que no iba a volver tras el primer período de vacaciones.

Sin embargo, su perseverancia y tenacidad lo tienen hoy a las puertas de finalizar su carrera.

Las adversidades no opacaron su gallardía.

Las barreras no menguaron su deseo de prepararse profesionalmente para servir al Señor.

Y yo tuve el privilegio de ser testigo y parte activa de esa serie de milagros que él representaba.


Hace un tiempo tuve una reunión con él. Me dijo que quería tener una atención conmigo. Así que me invitó a un café.

Pedimos la carta.

Y pasó lo inexplicable.

Él acercó su silla a la mía, abriendo su carta en la sección “Cafés”. Y me hizo la siguiente pregunta: “Miguel, ¿qué es un Cappuccino?”.


¿Qué responder ante eso? Es decir, el Cappuccino es algo que doy por sentado. Sé qué es un Cappuccino. Sin embargo, al escuchar esa pregunta, me di cuenta que estaba ante una persona que no daba eso por sentado. Él quería saber sinceramente qué era un Cappuccino.

No me reí. No me burlé. Tampoco lloré de lástima. Lo único que sentí fue una profunda admiración por el honor de estar frente a un destello de humildad en un mundo que tiende a darlo todo por sentado. Un mundo en el que estoy inmiscuido más de lo que pensaba.


Tras explicarle qué era un Cappuccino, él lo ordenó. Lo disfrutó. Y dijo que era su nueva bebida favorita. Después, se puso de pie, me dio un abrazo y salió disparado hacia el Seminario para estudiar.

Ese encuentro enterneció mi corazón.

Él quería tener una atención conmigo, pero fue mucho más que un simple Cappuccino. Fue un Cappuccino con todas sus letras. De esos que no me tomaba hace mucho tiempo. No por su sabor, ni su aroma, sino porque recordé el placer de disfrutar de algo por primera vez. Su textura me llevó a ver lo hermosa que es la vida cuando no se da todo por sentado; cuando todavía tengo la posibilidad de sorprenderme. Tal vez su precio no era el más alto, pero su valor es inigualable.

La pregunta que a veces nos tenemos que hacer no es qué tantos Cappuccinos nos tomamos, sino cuánto disfrutamos de cada uno de ellos.

Porque cuando empezamos a dar las cosas por sentado en nuestra vida, ineludiblemente las dejamos de disfrutar. Su sabor deja de ser el mismo. Su aroma se vuelve común. Su nombre no nos recuerda su significado.


¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de un amanecer, de un atardecer, de un anochecer, de la luna, de las estrellas, del mar, de la lluvia, del sol, de tu casa, de tus amigos, de tu familia, de tu trabajo, de tu estudio, de la música, del silencio, de la lectura de un párrafo tan largo como este, de un viaje, de la risa, del llanto, de la comida, del olor de las flores, del canto de las aves?

¿Cuándo empezaste a dar las cosas por sentado?


Nunca es tarde para volver a disfrutar. La esperanza que me dio ese encuentro es que siempre podemos volver a disfrutar de un Cappuccino.

Por eso te pregunto: ¿cuándo fue la última vez que disfrutaste de un Cappuccino?


Es más, ¿qué es un Cappuccino?

3 comentarios:

steven dijo...

a veces necesitamos mas que mas dinero...o salidas o amigos....necesitamos valorar y disfrutar lo que tenemos.....a veces creemos que merecemos lo mejor y olvidamos que todo es posible solo por amor, el amor de DIOS

Sara dijo...

que lindo escrito...
tiene como una combinacion de todo... no sé como expresar lo que senti.. es como esos escritos que despiertan muchas sensaciones cuando uno lo lee :D
sigue escribiendo migue!!!!!!!!

gabriel dijo...

la verdad admiro la sinceridad de nuestro amigo, y me alegra que sea amante de mi bebida favorita....